sábado, agosto 5

Nocturno

Hay textos que no sugiero leer de noche: los cuentos de Edgar Allan Poe, tal vez “El Horla” de Mauppasant. Y otros que sugiero leer al oscurecer, como “El hombre que fue Jueves” de Chesterton o “Suave es la noche” de Fitzgerald. Una buena pregunta sería: si hay textos para leer de noche y otros para leer de día, como si se pudiese establecer bandas horarias de protección al lector. Se los dejo como ejercicio mental para cuando apaguen la luz de sus veladores, y todo ese incendio que gravita en el cielo pugne por ser escuchado, y la luz atraviese en líneas acebradas las persianas, y quieras conciliar el sueño de la manera leve y serena de la inmersión inconciente. Dulces sueños.

Aquí está mi texto para evitar la noche: Un vuelco nocturno

6 comentarios:

amxn dijo...

"el hombre que fue jueves" puede que se disfrute más al anochecer, pero el resto de los textos de Chesterton parecen ser más bien diurnos. ¿textos mañaneros? ahi estamos en una complicada... ¿alguna gregueria tal vez?

Néstor dijo...

"Los 7 mensajeros" de Buzzati, un cuento para no dormir... es el primero que se me viene a la memoria, hay tantos.
un abrazo

xenia dijo...

Música de medianoche: "How to disappear completely" de Radiohead.

Apostillas literarias dijo...

Gracía Ponce, sin duda, es para la noche y el día. Tanizaki para el dia, y para la noche me gustaría Hrabal.

Carroll's dijo...

Poesía para la noche; tal vez sea un cliché pero por las noches agradezco a Pessoa y a algunos otros, su habitar debajo de mi cama

Nina London dijo...

Claro que no: los textos nocturnos son para leer en el día y los diurnos para la noche, sino no tendrían gracia!!