lunes, agosto 9

Los portátiles zapatos de Monsieur Teste

Estaba curiosiando el sitio de Enrique Vila-Matas (el cual me parece admirablemente construido), tras los pasos de su novela La asesina ilustrada ya que es díficil conseguirla aquí, cuando entro en una de sus páginas (en construcción) acerca de la Historia abreviada de la literatura portátil, enfocándome en el fragmento 9.

Este fragmento trata sobre Paul Valéry y está acompañado por una fotografía de Madoz (que vuelvo a pegar aquí), rebautizada con propiedad por Vila-Matas como: "Los zapatos de Monsieur Teste". Por supuesto, me sorprendió mucho (remitiéndome a un universo donde las coincidencias austerianas y las teletransportaciones de contrabando cibernéticas se mezclan en oscilaciones inadvertidas), porque hace unos cuantos años, yo había armado un post con un texto que escribí y tenía cierto aire a Valery y que presenté como un fragmento de su nouvelle Monsieur Teste perdido y encontrado entre las páginas de mis viejos diarios. Dicho post, lo acompañé con una fotografía de un artista que me fascina y había descubierto en otro medio: Chema Madoz, y que plasma en imágenes sorprendentes, sutiles paradojas que me sumen en ensoñaciones abstractas. En su momento, había elegido esta foto porque mi texto hablaba sobre la capacidad de convertirse en "el cazador de uno mismo" y los zapatos entreatados remitían a ese concepto casi incorpóreo.

Hoy, la oportunidad de descubrir en el sitio de Vila-Matas, reunidos en una misma entrada a Monsieur Teste y los zapatos entrelazados de Madoz, me hizo sentir un estremecimiento semejante a una experiencia Lautreamount: la belleza de ver reunidos sobre una mesa de disección un paraguas y una máquina de cocer .

Es más, en un momento me pareció que dicha entrada número 9 me estaba dedicada, ya que en ella se dice: "Un problema de los blogs literarios: Al buscar una cierta espontaneidad, corrigen poco cuando corregir –elaborar tras haber producido previamente el documento espontáneo- suele ser esencial para la escritura de un texto literario." Pero es muy posible que me engañe y este pretendiendo un ligero reconocimiento por haber reunido materiales dispersos que son de dominio universal, gracias a la web y a la simpatía intelectual que cunde entre los literatos.
Ya con la mente un poco a la deriva, estos zapatos que correr no pueden pero sí pegan saltos de sitio en sitio, me recuerdan una cancioncita en catalán que mi abuelo, que había nacido en Barcelona, solía cantar y que suena (transliterada) así: "los sclaus de deus fangaban / sant shuán li eran grant/ sant peré, iba careras / con el triquitriquitrac" (perdón a los catalanes por mi torpeza de transliterador)

Para quién quiera seguir los pasos de los zapatos de Monsieur Teste, dejo los links, que más allá de trazar una sospechosa coincidencia, fue para mí una grata sorpresa:
[Post scriptum: Aterradora coincidencia. ¡Acabo de darme cuenta que mi post es del 9 de agosto del 2007, es decir, hace exactamente 3 años! ¿No será cosa de satam alive, no?]

4 comentarios:

JML dijo...

César Aira dejó escrito en una de sus estupendas novelas, que la acumulación de objetos produce una especie de magia. La literatura, que es un desván repleto, favorece esta clase de hechicerías, encuentros en la mesa de disección (o en la 3ª fase); una ilusión que más bien parece una alusión.

Miguel S. dijo...

JML, me alegra que hayas vuelto a postear en tu blog, con ese estilo sereno y elegante. Por otro lado, más que por una acumulación de objetos casi heteróclita, estoy a favor de encontrar relaciones entre "objetos" infinitamente (y aparentemente) alejados entre sí. Es increible la cantidad creciente de novelas que precisan esta acumulación desmedida y heteróclita para sostenerse en la atención del lector, y dar cierta sensación de "inteligencia" que me suena sólo aparente. Fijate "Lost", una acumulación incesante de enigmas y aperturas en falso, y a la hora de integrarlos en unúnico paradigma, sólo cabe dentro de un modelo tan antiguo como Dante: esas misteriosas antesalas oníricas del Purgatorio. Es decir, lo abigarrado nos poduce desazón y encandilamiento, pero todo eso se testea al momento de la síntesis o la integración.

Saludos.-

JML dijo...

Gracias, Miguel, por tu comentario. Coincido con tu apreciación, lo distante como reto frente a lo meramente acumulativo, y la síntesis que valida esa relación que se presume imposible. Debo de haber sido uno de los pocos que no siguió "Lost", así que estoy en desventaja. Resulta interesante esa mención al modelo dantesco en el sentido de cerrar enigmas. Creo que el viejo poder catártico de las historias se ha visto suplantado por esa desazón acogedora del misterio. Tal vez, más allá de la eficacia narrativa, esté la sensación de que cualquier síntesis es meramente consoladora, de que cualquier final es y será siempre un cierre en falso...

Saludos también para ti.

Ing. Leonardo dijo...

La fecha del 9 de agosto, tambien el día de cumpleaños de tu abuela Leonor